LCD, OLED, AMOLED quedan atras con esta nueva tendencia en pantallas táctil en la piel. Investigadores de la Universidad de Carnegie Mellon y el laboratorio de Redmond de Microsoft han desarrollado un prototipo de un sistema llamado Skinput que efectivamente convierte su cuerpo en la superficie de la pantalla y los dispositivos de entrada.

Skinput hace uso de un microchip del tamaño de un pico proyector incrustado en un brazalete para transmitir una imagen en el antebrazo de un usuario o de la mano. Cuando el usuario pulsa un elemento de menú o un icono de otro control en la piel, un detector acústico también en el brazalete se analiza el ultra-sonido de alta frecuencia para determinar qué región de la pantalla ha sido activada.

Se puede consultar más detalles sobre la tecnología que hay detrás de Skinput en el siguiente documento PDF. Este sistema aún esta en la etapa de prototipo, pero ofrece una visión emocionante de lo que el futuro podría tener en términos de las interaciones hombre-máquina.

En el siguiente video se muestra un ejemplo de lo que sería convertir la piel en una pantalla táctil.

0 comentarios