La tecnología nos permite abrirnos al mundo de maneras que antes resultaban imposibles, incluso hace menos de una década. Los que recuerdan con nostalgia los días en que utilizábamos cabinas telefónicas o llamábamos a alguien por teléfono para encontrar una dirección ("¿Qué? ¿No había móviles? ¿GPS?"). Hoy es posible chatear con una persona que está en la sala contigua o en otro país con facilidad gracias a diversas tecnologías. Todo es rápido y fascinante.

La parte negativa de todo ello es que esta misma tecnología también ha abierto el camino para que ciertas personas lleven a cabo malas acciones.

Definición del cyberstalking

El cyberstalking es, básicamente, acoso online. Se ha definido como el uso de tecnología, en particular Internet, para acosar a una persona. Algunas de las características comunes son: acusaciones falsas, seguimiento, amenazas, robo de identidad y destrucción o manipulación de datos. El cyberstalking también incluye la explotación de menores, ya sea sexual o de otro tipo.

El acoso puede adoptar muchas formas, pero el denominador común es que no es deseado, es a menudo obsesivo y, por lo general, ilegal. Los acosadores cibernéticos utilizan el correo electrónico, los mensajes instantáneos, las llamadas telefónicas y otro tipo de dispositivos de comunicación para cometer acoso, el cual puede manifestarse como acoso sexual, contacto inadecuado o, simplemente, una forma de molesta atención a su vida y las actividades de su familia.

Los niños utilizan el término "acoso" para describir las actividades de una persona mediante su red social. Es importante que no le restemos importancia a la preocupante naturaleza del cyberstalking empleando el término de manera incorrecta. Un nuevo anuncio de televisión de un destacado proveedor de telefonía móvil muestra a una joven espiando a su novio a través de la ventana del dormitorio y supervisando las actividades online realizadas por él desde su teléfono móvil. Si bien está pensado como un anuncio publicitario con humor, resulta muy perturbador cuando el acoso sucede en el mundo real.

Es interesante que este mismo anuncio ponga en evidencia un importante factor sobre el cyberstalking: generalmente, no lo comete un extraño, sino alguien que usted conoce. Puede tratarse de un ex, un antiguo amigo o alguien que simplemente desea molestarle a usted y a su familia de un modo inadecuado.

Cómo daña el cyberstalking

El cyberstalking puede dar mucho miedo. Es capaz de destruir amistades, méritos, carreras, además de la autoestima y la seguridad en uno mismo. En última instancia, puede exponer a la víctima a un peligro físico aún mayor cuando el acoso también se produce en el mundo real. Sí, estamos hablando de algo serio. Las víctimas de violencia doméstica suelen ser víctimas del cyberstalking. Deben ser conscientes, al igual que el resto de las personas, de que la tecnología puede facilitar el cyberstalking. Un programa spyware puede utilizarse para supervisar todo lo que ocurre en su ordenador o teléfono móvil, y otorgar un inmenso poder y volumen de información a los acosadores cibernéticos.

Consejos antiacoso

A continuación se indican algunas sugerencias importantes para ayudarle a evitar el cyberstalking, ya sea que esté dirigido a usted, a su PC o su familia:
  • Vigile el acceso físico a su ordenador y a otros dispositivos habilitados para usar Internet, como teléfonos móviles. Los acosadores cibernéticos utilizan dispositivos de software y hardware (a veces adosados a la parte trasera de su PC sin que usted lo sepa) para supervisar a sus víctimas.
  • Siempre asegúrese de cerrar la sesión de los programas cuando se aleje del ordenador o utilice un salvapantallas con una contraseña. La misma sugerencia se aplica a las contraseñas de los teléfonos móviles. Tanto sus hijos como su pareja deberían seguir los mismos buenos hábitos.
  • Asegúrese de poner en práctica una buena gestión y seguridad de las contraseñas. Nunca divulgue sus contraseñas. Y asegúrese de cambiarlas con frecuencia. Esto es muy importante.
  • Cada cierto tiempo, realice una búsqueda online de su nombre o el de los miembros de su familia para saber qué información sobre usted y sus hijos está disponible online. No dude en buscar en las redes sociales (incluso en las de sus amigos y colegas) y asegúrese de eliminar cualquier contenido privado o inadecuado.
  • Elimine o configure como privados todos los calendarios o itinerarios online (incluso en su red social) en los que mencione las actividades en las que planea participar. Dichas actividades podrían indicarle al acosador dónde va a estar y cuándo.
  • Utilice la configuración de privacidad en todas sus cuentas online para limitar la información que comparte online con quienes no forman parte de su círculo de confianza. Puede utilizar esta configuración para evitar que su perfil aparezca cuando alguien realiza una búsqueda con su nombre. También puede impedir que otras personas vean sus mensajes y fotos.
  • Si sospecha que alguien está utilizando un programa spyware para hacer un seguimiento de sus actividades diarias y considera que está en peligro, use únicamente ordenadores o teléfonos públicos para solicitar ayuda. De lo contrario, el acosador cibernético sabrá acerca de su intento de obtener ayuda, lo que podría exponerle a un peligro aún mayor.
  • Como siempre, utilice un software de seguridad de calidad y actualizado para evitar que alguien introduzca spyware en su ordenador mediante un ataque de phishing o una página web infectada. Consulte la tienda de sus dispositivos móviles para ver qué software de seguridad está disponible. El software de seguridad puede permitirle detectar spyware en su dispositivo y disminuir las probabilidades de sufrir un acoso.
Enseñe a sus hijos

Es posible que parezca un disco rayado, pero repítales a sus hijos que nunca deben divulgar información personal online, sin importar lo seguro que les parezca. Dígales que nunca revelen su nombre verdadero, la escuela, la dirección ni la ciudad en la que viven. Los números de teléfono no deben difundirse online, y en caso de que un extraño contacte con ellos por cualquier medio, deben comunicárselo a usted inmediatamente. Haga que sus hijos le informen si están sufriendo un acoso cibernético. Como madre o padre, debe informar sobre el cyberstalking a un maestro o una autoridad de la escuela, y, si parece un asunto serio, debe denunciarlo ante la policía.

Denúncielo

Si está sufriendo un acoso cibernético, recuerde guardar una copia de todos los mensajes o las imágenes online que puedan utilizarse como prueba. De hecho, enseñe a sus hijos cómo utilizar la función "imprimir pantalla" u otras funciones del teclado para guardar capturas de pantalla.

Lo más importante es que no tema denunciar el cyberstalking ante la policía. Muchos departamentos de policía tienen unidades de cibercrimen, y el cyberstalking es un delito.

Fuente: Norton.

0 comentarios